Sostenibilidad

  • soste7.jpg
    http://lstsa.com/images/ju_cached_images/soste7_558d0f57cf068c67e82c40ca741973db_90x50.resized.jpg
  • soste9.jpg
    http://lstsa.com/images/ju_cached_images/soste9_a8e5b54087ebe9251d8ef8326efdaf2d_90x50.resized.jpg
  • soste5.jpg
    http://lstsa.com/images/ju_cached_images/soste5_625c72fbb479250f138f67c86ef47c01_90x50.resized.jpg
  • Soste1.jpg
    http://lstsa.com/images/ju_cached_images/Soste1_142c6386d52fade9ef6084d217b2a8f9_90x50.resized.jpg
  • 2.jpg
    http://lstsa.com/images/ju_cached_images/2_12d269777f8d77ad92e02d84b61f6f5d_90x50.resized.jpg

 

 

LST fue creada con el objeto central de desarrollar e implementar soluciones a diferentes problemas de la producción agrícola sostenible y la seguridad e inocuidad alimentaria, con base en herramientas biológicas, naturales, como está expresado en su misión y visión.
Para LST la sostenibilidad agrícola es entendida como la articulación comprensiva e integral de la sostenibilidad agrícola en el tiempo y en el espacio, está inmersa en la sostenibilidad ambiental y es factor dinámico del desarrollo sostenible de cada comunidad y del planeta.

 

SOSTENIBILIDAD AGRICOLA

La sostenibilidad agrícola es un tema de alta complejidad. Los múltiples factores que la componen, cada uno factor de sostenibilidad humana, dejan intuir el profundo alcance e impacto determinante de este tema en la subsistencia de nuestra especie en el planeta tierra: Agua, Suelo fértil y Aire como recursos productivos, a su vez interdependientes con la salud del medio ambiente, vitalidad del ecosistema y recursos forestales y con permanente afectación y riesgo sistémico de las múltiples prácticas antropocéntricas, todos y cada uno de estos factores demandantes de conocimiento científico, alta tecnología, decisiones políticas y conciencia de pertenencia a y comportamiento respetuoso del sistema vivo en el que existimos.
El crecimiento de la población humana en los últimos tiempos ha sido explosivo; hoy rodea los 7000 millones y se calcula que llegará a exceder los 9000 millones en el 2025. Este rápido crecimiento poblacional con nuevas aspiraciones a lograr niveles de comodidad y consumo como el logrado actualmente por las sociedades de mayor desarrollo económico es uno de los mayores desafíos para la sostenibilidad humana.
SEGURIDAD ALIMENTARIA
La disponibilidad de alimentos de manera sostenida, con la calidad nutricional y en la cantidad necesaria para cubrimiento total y el acceso a ellos por parte de la población creciente del planeta sin importar su ubicación o condición económica es el objetivo central de los programas nacionales de producción agrícola y de programas de organizaciones mundiales. Según la definición adoptada por La Cumbre Mundial sobre la Alimentación (1996), la Seguridad Alimentaria (Food Security en Inglés) existe cuando todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, inocuos y nutritivos que satisfacen sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimentarias para llevar una vida activa y sana.
Además de las mencionadas, la seguridad alimentaria como se entiende hoy incluye una dimensión más que es la Utilización de los Alimentos. La utilización normalmente se entiende como la forma en la que el cuerpo aprovecha los diversos nutrientes presentes en los alimentos. El ingerir energía y nutrientes suficientes es el resultado de buenas prácticas de salud y alimentación, la correcta preparación de los alimentos, la diversidad de la dieta y la buena distribución de los alimentos dentro de los hogares. Si combinamos esos factores con el buen uso biológico de los alimentos consumidos, obtendremos la esperada condición nutricional de los individuos.
La naturaleza dinámica de la seguridad alimentaria está implícita cuando hablamos de personas que son vulnerables a la inseguridad alimentaria en el futuro. La vulnerabilidad es la resultante de varios factores de riesgo y de incapacidad de manejar tales riesgos. La forma directa de disminuir la vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria es fortalecer la capacidad de respuesta.
La sostenibilidad de la producción agrícola está íntimamente ligada a la seguridad alimentaria mundial. La "oferta" para la seguridad alimentaria tiene como factor central y primordial a la sostenibilidad agrícola la cual responde por el nivel de producción de alimentos y los niveles de las existencias.
La inocuidad de los alimentos es una condición de la seguridad alimentaria. Los alimentos con residuos tóxicos o patogénicos deterioran la salud y el valor nutritivo de ellos. La producción agrícola de alimentos debe incluir necesariamente la garantía de inocuidad.
Es frecuente encontrar que el óptimo manejo para alta productividad de cultivos, factor alineado con el objetivo fundamental de seguridad alimentaria, no siempre correlaciona con los niveles adecuados de diferentes factores de calidad de los suelos y de atributos considerados esenciales para la sostenibilidad de su funcionalidad. Es el aspecto de mayor demanda de nuevos conocimientos.
Hacer parte de las instituciones y empresas dedicadas a la investigación, generación de conocimiento, desarrollo de soluciones y puesta a disposición de estas soluciones para su uso donde quiera que apliquen para la sostenibilidad de la producción agrícola es el objeto de LST. Hemos dedicado gran parte de nuestros recursos al desarrollo de solucionas biológicas de problemas fitosanitarios y de protección y productividad de cultivos y a la compatibilidad ambiental de dichas soluciones. La empresa se proyecta intensificando su capacidad científica para nuevos desarrollos, llevando a cabo las alianzas tecnológicas y comerciales que sean necesarias para difundir el potencial de soluciones biológicas efectivas y amigables con el medio ambiente, para implementar una producción agrícola limpia y sostenible en el tiempo en términos económicos y ambientales.

PRODUCCIÓN AGRÍCOLA Y MEDIO AMBIENTE

 

IMPACTO AMBIENTAL
Varios documentos de organizaciones mundiales entre ellas el Banco Mundial y la FAO hacen diagnósticos muy claros de los impactos ambientales que las prácticas agrícolas generan y llevan a cabo estimaciones de las afectaciones ambientales con el crecimiento esperado de la actividad agrícola en respuesta a las necesidades actuales y crecientes para garantizar alimentos para todos. A continuación presentamos aspectos sobresalientes de este tema, que sin duda conforma un gran desafío para el desarrollo de soluciones que mitiguen los más severos impactos y hagan posible la producción agrícola sostenible en el tiempo.
La agricultura representa la mayor proporción de uso de la tierra por el hombre. Sólo los pastos y los cultivos ocupaban el 37 por ciento de la superficie de tierras de labranza del mundo en 1999. Casi dos terceras partes del agua utilizada por el hombre se destina a la agricultura. En Asia, la proporción aumenta hasta cuatro quintas partes.
La producción agropecuaria tiene unos profundos efectos en el medio ambiente en conjunto. Son la principal fuente de contaminación del agua por nitratos, fosfatos y plaguicidas. También son la mayor fuente antropogénica de gases responsables del efecto invernadero, metano y óxido nitroso, y contribuyen en gran medida a otros tipos de contaminación del aire y del agua. Los métodos agrícolas, forestales y pesqueros son las principales causas de la pérdida de biodiversidad del mundo.
La agricultura afecta también a la base de su propio futuro a través de la degradación de la tierra, la salinización, el exceso de extracción de agua y la reducción de la diversidad genética agropecuaria.
Si se utilizan más métodos de producción sostenible, se podrán atenuar los efectos de la agricultura sobre el medio ambiente. No cabe duda de que, en algunos casos, la agricultura puede desempeñar una función importante en la inversión de estos efectos, por ejemplo, almacenando carbono en los suelos, mejorando la filtración del agua y conservando los paisajes rurales y la biodiversidad. La contaminación de las aguas subterráneas por los productos y residuos agroquímicos es uno de los problemas más importante en casi todos los países desarrollados y, cada vez más, en muchos países en desarrollo.
La contaminación por fertilizantes se produce cuando éstos se utilizan en mayor cantidad de la que pueden absorber los cultivos, o cuando se eliminan por acción del agua o del viento de la superficie del suelo antes de que puedan ser absorbidos. Los excesos de nitrógeno y fosfatos pueden infiltrarse en las aguas subterráneas o ser arrastrados a cursos de agua. Esta sobrecarga de nutrientes provoca la eutrofización de lagos, embalses y estanques y da lugar a una explosión de algas que suprimen otras plantas y animales acuáticos.
PROYECCIONES
En las proyecciones de cultivos para el año 2030, se supone un menor crecimiento del uso de fertilizantes nitrogenados que en el pasado. Si se puede mejorar el rendimiento, el incremento en el uso total de fertilizantes entre 1997-99 y 2030, podría ser tan reducido como el 37 por ciento. Sin embargo, el uso actual en muchos países en desarrollo es muy ineficaz. En China, el mayor consumidor del mundo de fertilizantes nitrogenados, casi la mitad del nitrógeno aplicado se pierde por volatilización y de un 5 a un 10 por ciento más por infiltración.
Insecticidas, herbicidas y fungicidas también se aplican intensamente en muchos países, tanto desarrollados como en desarrollo, lo que provoca la contaminación del agua dulce con compuestos carcinógenos y otros venenos que afectan al ser humano y a muchas formas de vida silvestre. Los plaguicidas también reducen la biodiversidad, ya que destruyen hierbas e insectos y con ellos las especies que sirven de alimento a pájaros y otros animales.
El uso de plaguicidas se ha incrementado considerablemente a lo largo de los últimos 35 años, alcanzando tasas de crecimiento del 4 al 5,4 por ciento en algunas regiones. En los años noventa se apreció una disminución del uso de insecticidas, tanto en países desarrollados, como Francia, Alemania y el Reino Unido, como en unos cuantos países en desarrollo, como la India. En contraste, el uso de herbicidas continuó aumentando en la mayoría de los países.
A medida que aumente la preocupación por la contaminación y la pérdida de biodiversidad, el uso futuro de plaguicidas puede crecer más lentamente que en el pasado. En los países desarrollados, su uso se restringe cada vez más mediante leyes e impuestos. Además, su uso será frenado por la creciente demanda de cultivos orgánicos, producidos sin la adición de productos químicos. Es probable que en el futuro aumente el uso de plaguicidas "inteligentes", variedades de cultivos resistentes y métodos ecológicos de control de plagas.
La agricultura es también una fuente de contaminación del aire. Es la fuente antropogénica dominante de amoníaco.

 

El ganado representa aproximadamente el 40 por ciento de las emisiones globales, los fertilizantes minerales el 16 por ciento y la combustión de biomasa y residuos de cultivos el 18 por ciento aproximadamente.
PROBLEMA DEL AMONIACO
El amoníaco es un acidificante todavía mayor que el dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno. Es una de las causas principales de la lluvia ácida que daña los árboles, acidifica los suelos, los lagos y los ríos y perjudica la biodiversidad. A medida que otros gases acidificantes como el dióxido de azufre se someten a un control más estricto, el amoníaco puede llegar a ser la causa principal de acidificación. Es probable que las emisiones de amoníaco procedentes de la agricultura sigan aumentando, tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Las proyecciones pecuarias suponen un aumento del 60 por ciento en las emisiones de amoníaco procedentes de excrementos de animales. La combustión de biomasa de plantas es otra fuente importante de contaminantes del aire que incluyen dióxido de carbono, óxido nitroso y partículas de humo. Se estima que los seres humanos son responsables del 90 por ciento aproximadamente de la combustión de biomasa, principalmente a través de la quema deliberada de vegetación forestal, asociada con la deforestación, y residuos de pastos y cultivos para favorecer el crecimiento de nuevos cultivos y destruir hábitat de insectos dañinos. Los enormes incendios forestales que se produjeron en el Asia meridional en 1997 quemaron al menos 4,5 millones de ha y cubrieron la región con un manto de humo y neblina. Se estima que la combustión de sabanas tropicales destruye tres veces más biomasa seca cada año que la quema de bosques tropicales.
A medida que su número y sus necesidades han aumentado, los seres humanos han utilizado una proporción cada vez mayor de la superficie y de los recursos del planeta para cubrir sus propias necesidades, desplazando con frecuencia a otras especies en el proceso. Las estimaciones del número total de especies que viven sobre la tierra varían enormemente. El número que se ha descrito científicamente ronda la cifra de 1,75 millones, pero se desconoce el total verdadero y puede estar comprendido entre 7 y 20 millones o incluso más.
Las estimaciones para los próximos decenios en cuanto a pérdidas de biodiversidad que incluso lleguen a la extinción varían ampliamente, entre el 2 y el 25 por ciento de todas las especies.
La agricultura, la silvicultura y la pesca son quizás las presiones más importantes que ejercen los seres humanos sobre la biodiversidad en la tierra y en el mar. La riqueza de especies está estrechamente relacionada con la superficie de un hábitat salvaje. A medida que disminuye la superficie, lo mismo ocurre con las especies que en ella viven, aunque a una velocidad más lenta. La deforestación, la concentración parcelaria y la consiguiente reducción de linderos y setos, junto con el drenaje de marismas para la explotación agrícola, reducen la superficie global disponible para la vida salvaje y fragmenta los hábitats naturales. El pastoreo hace disminuir la riqueza de especies de los pastos. La intensificación agrícola aporta sus propios problemas. Los plaguicidas y herbicidas destruyen directamente muchos insectos y plantas no deseadas, y reducen la disponibilidad de alimentos para animales más grandes. Por tanto, la pérdida de biodiversidad no se limita a la fase de preparación de la tierra en el desarrollo agrícola, sino que continúa mucho después. No se reduce ni siquiera en países desarrollados donde de la naturaleza está altamente valorada y protegida.
Algunas de las formas de vida afectadas pueden ser importantes recicladores de nutrientes del suelo, polinizadores de cultivos y predadores de insectos dañinos. Otras son potencialmente una fuente importante de material genético para mejorar cultivos y ganados domesticados. Las presiones sobre la biodiversidad a lo largo de los tres próximos decenios serán el resultado de tendencias en conflicto. Los métodos extensivos tenderán a dejar paso a la intensificación, lo que a su vez puede dejar paso a la agricultura orgánica o a la agricultura NL/AC. La pérdida de hábitat para la vida silvestre a favor de la agricultura continuará, pero a un ritmo más lento. La deforestación se hará más lenta y el pastoreo extensivo dejará paso cada vez más a la producción pecuaria industrial. Aunque la intensificación entraña su propia gama de riesgos medioambientales relacionados con los plaguicidas, fertilizantes químicos y residuos animales, la inclusión cada vez mayor de consideraciones de carácter medioambiental en la política agraria ayudará a contrarrestar estos riesgos.

 

REDUCCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN DEBIDA A LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA
La difusión de la agricultura de No Labranza o Mínima Labranza ayudará a mejorar la estructura del suelo y a reducir la erosión. La Manejo integrado de plagas y de cultivos reducirá el uso de plaguicidas, mientras que programas para perfeccionar la gestión biológica de la nutrición de las plantas deben reducir el uso excesivo de fertilizantes químicos.
Otras políticas ayudarán a reducir el conflicto entre intensificación agrícola y protección medioambiental. Pueden ser necesarias leyes más estrictas y estrategias nacionales para la gestión de residuos animales y el uso de fertilizantes químicos y plaguicidas, junto con la supresión de subvenciones al uso de productos químicos y energía de origen fósil. Los plaguicidas deben someterse a pruebas más rigurosas y la acumulación de residuos tiene que vigilarse con más atención.
Se requiere la articulación de nuevo conocimiento, tecnología biológica, y marco conceptual integral con la sostenibilidad del medio ambiente para que se logre implementar la producción agrícola sostenible. Con una oferta ambiental tan diversa no es posible tener tecnologías para la producción agrícola uniformes

 

ACTIVIDAD EMPRESARIAL

Para total coherencia con la misión u objeto central de la empresa, LST lleva a cabo su actividad bajo la estrategia de producción limpia y sostenible como base de su gestión empresarial, aplicada a todos sus procesos operativos y organizacionales. Ha implementado un Plan de Manejo Ambiental con altos estándares internacionales, que establece las acciones para prevenir, mitigar, controlar y corregir los posibles impactos ambientales causados por la actividad de la empresa, incluyendo plan de monitoreo y planes de contingencia.
Los objetivos principales del plan de manejo ambiental de LST son: Disminuir emisiones y descargas, Disminuir todo riesgo para la salud humana y ambiental, minimizar el consumo de agua, energía e insumos, abolir el consumo de insumos tóxicos, reciclar la máxima cantidad de residuos de planta de producción, reducir el impacto ambiental de nuestros productos en su ciclo de vida.
Actualmente se han implementado prácticas ambientales que dan cumplimiento a la legislación ambiental colombiana y logran alcanzar los más altos estándares internacionales de sostenibilidad. En el área de campo libre alrededor de las instalaciones se lleva a cabo un plan de siembra de especies de árboles propios de la zona con el objetivo de regular el impacto de vientos y conservar la humedad de los terrenos. Para el manejo de aguas servidas se implementó un sistema de alta tecnología para su tratamiento y cumplimiento de los estándares de calidad de las nuevas normativas para aguas de su uso agrícola y para descargas en cuerpos de agua.

 

© 2018 | Sitio Web Desarrollado Por